21.7.08

Redescubrir...

La verdad es que hace bastante tiempo que no actualizaba, sin embargo, no creo que haya sido una gran pérdida. Sin tener nada especial que contar me parecía tontería ponerme a escribir aquí, además de darme una gran pereza con estos calores que hay últimamente en Santa Cruz. En fin...

Como ya he ido anunciando por aquí y seguro que tooooodos los que leéis aquí me habéis oído hablar de ello, del miércoles pasado hasta hoy se ha estado celebrando el I Salón del Manga de Santa Cruz de Tenerife en el Recinto Ferial (la "cucaracha") junto con la TLP 2008. El caso es que a pesar de haber dicho en un principio que no me arrancarían de allí en los cinco días que aquello estuviera abierto lo cierto es que tan solo me he paseado por allí durante dos días... Pero he de decir que han sido dos grandes días.

Al margen de cualquier fallo que puedan tener los eventos realizados por primera vez, sobre todo si apenas te han hecho caso y han pasado de tí como los mejores (por lo que os merecéis un aplauso Tito y Mauro, sois geniales y nos habéis regalado un gran salón), y la ilusión con la que lo vive cualquier otaku que se precie, este salón ha sido especial para mí... ¿Por los buenos cosplays? ¿Por el ambiente? ¿Por estar con los amigos y pasarlo bien? Sí, pero hay otras cuestiones al margen de estas que me satisfacen un tanto más...

Hacía tiempo que estaba perdida en una especie de vacío espacio-temporal del que no atinaba bien a salir, o al menos, a encontrar un camino correcto a la salida... Bien, sonará a estupidez o flipada digna de un buen colocón, pero el ir a este salón me ha ayudado, mucho más de lo que se pueda pensar. Parecerá autoayuda barata, pero me he reencontrado con mi verdadero yo. Durante estos dos días he vuelto a ser aquella chica que se compraba los mangas por las "corazonadas" que tenía al ver las portadas; que cantaba a cada paso una canción de anime o de cualquier grupo visual o j-rock; la misma que se pasaba el puñetero día pensando en cosplays para hacer aunque luego no hiciera ninguno; la misma que se dejaba la garganta en cuestión de animar en el concurso de cosplay y de karaoke (y las manos tambíen a la hora de aplaudir); la misma que decía "Hey, esto es la leche, necesito ver esta serie, esta otra y esta otra, y quiero este manga porque es demasiado"... Y lo cierto es que me echaba mucho de menos.

¿Para qué negarlo? El manga y el anime siempre han sido parte de mi vida, me han dado muchas alegrías, buenos ratos, amigos... Me han dado MUCHO, y últimamente lo tenía tan olvidado que hasta me costaba reconocerme cuando entraba en lo que fue, es y será mi cuartel, la Comic-Sería.

Me alegro de estar aquí, de volver a ser YO quien esté.

El manga es parte de mí, y siempre lo será.

Porque aunque lo niegue muchas veces, hay una otaku en mi interior que quiere saltar, chillar y cantar en japonés canciones de anime.

Y como bien dijeron los bohemios franceses...

LA IMAGINACIÓN AL PODER

5 comentarios:

snowy dijo...

AMEN!!

Y no te diré nada más porque me ha encantado tu actualización.

Besos

Amixam dijo...

Tienes toda la razón. Yo empece poquito a poco a volver a ser yo misma gracias a que me puse a ver Peace Maker, pero lo que si hay que decir es que gracias al Salón mi vida a vuelto a ser un poco más friki de lo que últimamente a sido...

Que felicidad volver al lado otaku de la vida

Geek dijo...

qué sería de la Comicsería sin las (mis) otakitas

¿o no? ;)

Geek Draz dijo...

hmm...he sufrido una crisis de identidad y he comentado con otra personalidad; se ve que el Salón me dejó tocado

Anónimo dijo...

Siempre he creido que eres y serás una gran otakita y seguidora de todo lo referido a Japón, pero es que va contigo en todo los aspectos y se te ha notado desde siempre.

Una crisis así la tiene todo el mundo, pero es bueno volver a reencontrarse con quien verdaderamente eres y sentirse orgulloso de ello, así que ánimos.

Ya nos contarás. Besos